martes, 16 de enero de 2018

EL ÁNGEL CUSTODIO, ETERNO COMPAÑERO


     La Piedad Católica ha consagrado el día Martes para honrar de manera especial a nuestro Ángel Custodio; podemos saludarle con alguna oración especial; también podemos ofrecer un pequeño sacrificio (privarnos de ver televisión, no comer dulce, etc) como desagravio por tantas almas que ignoran a su Custodio.

     Es opinión muy común entre los teólogos, que recibimos la asistencia de nuestro Ángel de la Guarda desde el momento mismo de la concepción y así, el Ángel particular que todos tenemos, nos cuida ya desde el vientre materno. Jamás podrás tener amigo más fiel y mejor confidente... hasta más allá de esta vida terrena te acompañará, para consolarte en el Purgatorio y para hacerte más feliz en el Paraíso, donde a buen seguro entrarás de su mano.




     No dejes de encomendarte ni una sola mañana al Ángel Custodio y procura que otros lo hagan también; acude a Él con la seguridad de ser atendido y pronto sentirás su ayuda.


EL CATECISMO Y LOS ÁNGELES



     ¿Cuáles son las criaturas más nobles que Dios ha creado? - Las criaturas más nobles creadas por Dios son los Ángeles. 


     ¿Quiénes son los Ángeles? - Los Ángeles son criaturas inteligentes y puramente espirituales.

     ¿Para qué fin creó Dios a los Ángeles? - Dios creó a los Ángeles para que le honren y le sirvan y para hacerlos eternamente bienaventurados.

     ¿Qué forma o figura tienen los Ángeles? - Los Ángeles no tienen forma ni figura alguna sensible, porque son puros espíritus, que subsisten sin necesidad de estar unidos a cuerpo alguno.

     ¿Por qué, pues, se representan los Ángeles con formas sensibles? - Los Ángeles se representan con formas sensibles: 1º, para ayudar a nuestra imaginación; 2º, porque así han aparecido muchas veces a los hombres, como leemos en las Santas Escrituras.

     ¿Permanecieron fieles a Dios todos los Ángeles? - No, señor; no permanecieron fieles a Dios todos los Ángeles; antes, muchos de ellos, por soberbia, pretendieron ser iguales a El e independientes, y por este pecado fueron desterrados para siempre del paraíso y condenados al infierno.

     ¿Cómo se llaman los Ángeles desterrados para siempre del paraíso y condenados al infierno? - Los Ángeles desterrados para siempre del paraíso y condenados al infierno se llaman demonios, y su caudillo se llama Lucifer o Satanás. 






     ¿Pueden los demonios hacernos algún mal? - Sí, señor; los demonios pueden hacernos mucho mal en el alma y en el cuerpo, si Dios les da licencia, mayormente tentándonos a pecar. 

     ¿Por qué nos tientan? - Los demonios nos tientan por la envidia que nos tienen, la cual les hace desear nuestra eterna condenación, y por odio a Dios, cuya imagen resplandece en nosotros. 

     ¿Por qué permite Dios las tentaciones? - Dios permite las tentaciones para que, venciéndolas con su gracia, ejercitemos las virtudes y adquiramos merecimientos para el cielo. 

     ¿Cómo se vencen las tentaciones? - Las tentaciones se vencen con la vigilia, la oración y la mortificación cristiana. 

     ¿Cómo se llaman los Ángeles que permanecieron fieles a Dios? - Los Ángeles que permanecieron fieles a Dios se llaman Ángeles buenos, Espíritus celestiales o simplemente Ángeles. 

     ¿Qué fue de los Ángeles que permanecieron fieles a Dios? - Los Ángeles que permanecieron fieles a Dios fueron confirmados en gracia, gozan para siempre de la vista de Dios, le aman, le bendicen y le alaban eternamente. 

     ¿Sírvese Dios de los Ángeles como de ministros suyos? - Sí, señor; Dios se sirve de los Ángeles como de ministros suyos, y en especial a muchos de ellos hace custodios y protectores nuestros. 

     ¿Hemos de tener particular devoción al Ángel de nuestra Guarda? - Si, señor; hemos de tener particular al Ángel de nuestra guarda, honrarle, implorar su socorro, seguir sus inspiraciones y ser agradecidos a su continua asistencia.


CATECISMO DEL PAPA SAN PÍO X


lunes, 15 de enero de 2018

ANIVERSARIO DE LA APARICIÓN DE NUESTRA SEÑORA EN BANNEUX, Bélgica, el 15 de Enero de 1933.



En 1933, la familia Beco se compone del matrimonio y sus siete hijos. Mas tarde tendrán cuatro más.  Mariette Beco era la mayor, nacida el viernes 25 de Marzo de 1921.




Primera Aparición, 15 de Enero de 1933

     “Era una Señora muy hermosa, con un vestido blanco, una faja azul en la cintura, un rosario colgado del brazo, la cabeza inclinada hacia la izquierda y una rosa sobre el pie derecho".

Segunda Aparición, 18 de Enero de 1933

     La Virgen aparece por encima del bosque, pequeñita, en lo lejos del cielo. Se acerca creciendo poco a poco, pasando por entre los pinos. Una especie de pequeña nube gris la separa del suelo. Un brillo deslumbrador emanaba de ella. Mariette, a unos 5 pies de la Virgen, podía sentir el ardor desde donde estaba arrodillada. Mariette reza, bajito, el rosario entre las manos, la mirada hacia lo alto. Contempla la Dama sonriente que suavemente mueve las labios en una actitud de plegaria. Esta plegaria silenciosa se prolonga unos 20 minutos. 

Tercera Aparición, 19 de Enero de 1933

     Mariette sale de casa acompañada de su padre. Después de algunos pasos, se arrodilla sobre la tierra nevada y reza. De pronto extiende los brazos y grita: "Oh, ella está aqui" Un momento de silencio, luego pregunta: "¿Quién es Ud. mi bella Dama?» La Dama contesta: "Yo soy LA VIRGEN DE LOS POBRES". Entonces la Virgen conduce a la niña al manantial. Mariette anda despacio, se arrodilla en los lugares donde se paró la víspera. Junto al manantial se arrodilla con la mirada fija hacia lo alto del declive en donde se encuentra la Virgen. Mariette vuelve a preguntar: "Bella Dama, ayer Ud. dijo: este manantial me está reservado, es para mi. ¿Por qué para mi?" Señalándose, pone las manos en el pecho. La sonrisa de la Virgen se acentúa y le contesta que el manantial es "para todas las naciones.., para los enfermos". Mariette repite las palabras con voz clara y nítida y añade "Gracias, gracias". La Virgen dice despacito “Pediré por ti, hasta pronto”. La Virgen se aleja como la víspera, empequeñeciéndose, por encima de los pinos.

     La Virgen Santísima siguió apareciéndose a la niña Mariette hasta en cinco ocasiones más, hasta el 2 de Marzo de 1933; en esa última Aparición, narra la pequeña vidente que la Virgen lucía más hermosa y más sublime que en otras de sus visitas. Pero no se sonrió. Su rostro estaba muy serio. Le dijo a la niña, ‘YO SOY LA MADRE DEL SALVADOR, MADRE DE DIOS. REZAD MUCHO, ADIÓS’. Con eso, Ella puso las manos sobre Mariette, la bendijo con la señal de la cruz y se fue; la niña se desplomó en la tierra, llorando y repitiendo Santa María mientras lloraba.

     El 22 de Agosto de 1949, el Obispo de Lieja reconoce oficialmente todas las apariciones de Banneux.



SAN PABLO DE TEBAS, EL PRIMER ERMITAÑO DE LA CRISTIANDAD


     La vida de este Santo fue escrita por el gran San Jerónimo, en el año 400.

     Nació hacia el año 228, en Tebaida, una región que queda junto al río Nilo en Egipto y que tenía por capital a la ciudad de Tebas.

     Fue educado por sus padres: aprendió griego y bastante cultura egipcia. Pero a los catorce años quedó huérfano. Era bondadoso y muy piadoso.

     En el año 250 estalló la persecución de Decio, que trataba no tanto de que los cristianos llegaran a ser mártires, sino de hacerlos renegar de su religión. Pablo se vio ante estos dos peligros: o renegar de su fe y conservar sus fincas y casas, o ser atormentado con tan diabólica astucia que lo lograran acobardar y lo hicieran pasarse al paganismo con tal de no perder sus bienes y no tener que sufrir más torturas. Como veía que muchos cristianos renegaban por miedo, y él no se sentía con la suficiente fuerza de voluntad para ser capaz de sufrir toda clase de tormentos sin renunciar a sus creencias, dispuso más bien esconderse. Era prudente.




HUYE DEL MUNDO Y ENCUENTRA A DIOS EN LA SOLEDAD
 
     Pero un cuñado suyo que deseaba quedarse con sus bienes, fue y lo denunció ante las autoridades. Entonces Pablo huyó al desierto. Allá encontró unas cavernas donde varios siglos atrás los esclavos de la reina Cleopatra fabricaban monedas. Escogió por vivienda una de esas cuevas, cerca de la cual había una fuente de agua y una palmera. Las hojas de la palmera le proporcionaban vestido. Sus dátiles le servían de alimento. Y la fuente de agua le calmaba la sed.

     Al principio el pensamiento de Pablo era quedarse por allí únicamente el tiempo que durará la persecución, pero luego se dio cuenta de que en la soledad del desierto podía hablar tranquilamente a Dios y escucharle tan claramente los mensajes que Él le enviaba desde el cielo, que decidió quedarse allí para siempre y no volver jamás a la ciudad donde tantos peligros había de ofender a Nuestro Señor. Se propuso ayudar al mundo no con negocios y palabras, sino con penitencias y oración por la conversión de los pecadores.

     Dice San Jerónimo que cuando la palmera no tenía dátiles, cada día venía un cuervo y le traía medio pan, y con eso vivía nuestro santo ermitaño. (La Iglesia llama ermitaño al que para su vida en una "ermita", o sea en una habitación solitaria y retirada del mundo y de otras habitaciones).

ENCUENTRO CON SAN ANTONIO ABAD

     Después de pasar allí en el desierto orando, ayunando, meditando, por más de setenta años seguidos, ya creía que moriría sin volver a ver rostro humano alguno, y sin ser conocido por nadie, cuando Dios dispuso cumplir aquella palabra que dijo Cristo: "Todo el que se humilla será engrandecido" y sucedió que en aquel desierto había otro ermitaño haciendo penitencia. Era San Antonio Abad. Y una vez a este Santo le vino la tentación de creer que él era el ermitaño más antiguo que había en el mundo, y una noche oyó en sueños que le decían: "Hay otro penitente más antiguo que tú. Emprende el viaje y lo lograrás encontrar". Antonio madrugó a partir de viaje y después de caminar horas y horas llegó a la puerta de la cueva donde vivía Pablo. Este al oír ruido afuera creyó que era una fiera que se acercaba, y tapó la entrada con una piedra. Antonio llamó por muy largo rato suplicándole que moviera la piedra para poder saludarlo.

     Al fin Pablo salió y los dos santos, sin haberse visto antes nunca, se saludaron cada uno por su respectivo nombre. Luego se arrodillaron y dieron gracias a Dios. Y en ese momento llegó el cuervo trayendo un pan entero. Entonces Pablo exclamó: "Mira cómo es Dios de bueno. Cada día me manda medio pan, pero como hoy has venido tú, el Señor me envía un pan entero."




     Se pusieron a discutir quién debía partir el pan, porque este honor le correspondía al más digno. Y cada uno se creía más indigno que el otro. Al fin decidieron que lo partirían tirando cada uno de un extremo del pan. Después bajaron a la fuente y bebieron agua cristalina. Era todo el alimento que tomaban en 24 horas. Medio pan y un poco de agua. Y después de charlar de cosas espirituales, pasaron toda la noche en oración.

     A la mañana siguiente Pablo anunció a Antonio que sentía que se iba a morir y le dijo: "Vete a tu monasterio y me traes el manto que San Atanasio, el gran obispo, te regaló. Quiero que me amortajen con ese manto". San Antonio se admiró de que Pablo supiera que San Atanasio le había regalado ese manto, y se fue a traerlo. Pero temía que al volver lo pudiera encontrar ya muerto.

     Cuando ya venía de vuelta, contempló en una visión que el alma de Pablo subía al cielo rodeado de apóstoles y de ángeles. Y exclamó: "Pablo, Pablo, ¿por qué te fuiste sin decirme adiós?". (Después Antonio dirá a sus monjes: "Yo soy un pobre pecador, pero en el desierto conocí a uno que era tan santo como un Juan Bautista: era Pablo el ermitaño").

MUERTE DE SAN PABLO, PADRE DE LOS EREMITAS

     Cuando llegó a la cueva encontró el cadáver del santo, arrodillado, con los ojos mirando al cielo y los brazos en cruz. Parecía que estuviera rezando, pero al no oírle ni siquiera respirar, se acercó y vio que estaba muerto. Murió en la ocupación a la cual había dedicado la mayor parte de las horas de su vida: orar al Señor.

     Antonio se preguntaba cómo haría para cavar una sepultura allí, si no tenía herramientas. Pero de pronto oyó que se acercaban dos leones, como con muestras de tristeza y respeto, y ellos, con sus garras cavaron una tumba entre la arena y se fueron. Y allí depositó San Antonio el cadáver de su amigo Pablo.

     San Pablo murió el año 342 cuando tenía 113 años de edad y cuando llevaba 90 años orando y haciendo penitencia en el desierto por la salvación del mundo. Se le llama el primer ermitaño, por haber sido el primero que se fue a un desierto a vivir totalmente retirado del mundo, dedicado a la oración y a la meditación.

     San Antonio conservó siempre con enorme respeto la vestidura de San Pablo hecha de hojas de palmera, y él mismo se revestía con ella en las grandes festividades.

     San Jerónimo decía: "Si el Señor me pusiera a escoger, yo preferiría la pobre túnica de hojas de palmera con la cual se cubría Pablo el ermitaño, porque él era un santo, y no el lujoso manto con el cual se visten los reyes tan llenos de orgullo".


    

domingo, 14 de enero de 2018

DESDE EL PÚLPITO: EL CATÓLICO NO PUEDE DEPENDER DE SENTIMIENTOS





       Estimados católicos: un grave error en nuestros días es el buscar en la Religión sentirse bien, hacer las prácticas de piedad para sentirse 'a gusto', contento, realizado; es un verdadero problema, porque se esta centrando la religión en el 'cómo me siento, que siento, tengo ganas de...' es decir: es una aspecto egocéntrico, sentimental y sumamente voluble o cambiable. 


        La Fe no puede depender de los sentimientos del momento; la oración de la mañana no puede supeditarse a los estados anímicos que experimente, porque automáticamente se están colocando los sentimientos y los estados sensibles por encima de la obligación y del deber hacer las cosas; me gusten o no me gusten. 

       Un ejemplo práctico: El buen padre de familia debe trabajar y llevar el sustento a su familia, tenga ganas o no las tenga; debe vivir y amar a su esposa como Dios quiere que la ame, no cuando lleve gusto, sino siempre; cuando uno hace depender la responsabilidad del sentimiento es el 'acabose,' en un matrimonio es el origen de la separación.

Anotaciones

     1º El ser humano.- El hombre es un ser dotado de inteligencia, voluntad y sentimientos, el cual debe regirse por la inteligencia [razones fundadas en la Fe]; cuando comete el error de poner el sentimiento por encima de la razón es presa de lo que ocurra cada momento, y la voluntad es el querer, pero ocupa rumbo, dirección, que es el lugar que le toca a la inteligencia. 

   1.1. Lo primero que tiene que hacer es preguntarse: ¿Qué quiero exactamente con mi vida? ¿Qué estoy dispuesta a hacer, a arriesgar por alcanzarlo?

   1.2. "Las cosas se deben medir por cuanto le ayuden o estorben a la consecución de su último fin".  Y nuestro último fin es la salvación del alma.

   1.3. "Es necesario que la fe sea fuerte y constante; es decir, que no hay que buscar en la práctica del Santo Rosario solamente el gusto sensible y el consuelo espiritual". San Luis María, G. de Montfort, El Secreto del Santo Rosario.




      2º ¿Por qué existe el hombre? Es muy claro: "El hombre es criado para alabar, hacer reverencia y servir a Dios Nuestro Señor y, mediante esto salvar su alma." Lleve gusto o no lo lleve en hacerlo, quiera o no quiera, porque lo que está de por medio es el cielo o el infierno.

   2.1. "Luego mi fin no son precisamente las riquezas, los honores, las delicias; representar un papel brillante en el mundo, lucir, gozar, sino principalmente y ante todo SERVIR A DIOS; y servirle, no a mi antojo y capricho, sino como Él quiere que le sirva." San Ignacio de Loyola.

   2.2. "Sano o enfermo, rico o pobre, sabio o ignorante, honrado o despreciado, con éste o con aquél genio, con muchos o pocos dotes, aptitudes y talentos, puedo alabar, hacer reverencia y servir a Dios." San Ignacio de Loyola.

       3º No confundir la humildad con la pusilanimidad.- Queridos hermanos, un error extendido es confundir la santa virtud de la humildad con 'la dejadez', con la falta de convicción, de firmeza, de entereza, de santa virilidad. La humildad es fuerte como lo vemos en San Miguel Arcángel que venció a Satanás, en San Pedro y San Pablo que soportaron el martirio con valor. 

   3.1. Las devociones, la piedad cristiana, el amor de Dios, nada tiene que ver con la tendencia "afeminada", ni con la pérdida de la virilidad, ejemplo claro lo encontramos en la Vida y Pasión de Nuestro Señor Jesucristo.

   3.1.- "Una persona verdaderamente devota de la Virgen no es inconstante, melancólica, escrupulosa ni tímida. Y no quiere esto decir que no caiga ni experimente algún cambio en lo sensible de su devoción; sino que, si cae, se vuelve a levantar tendiendo la mano a su bondadosa Madre, y, si carece de gusto y de devoción sensible, no se desazona por ello; porque el justo y el devoto fiel de María vive de la fe de Jesús y de María y no de los sentimientos del cuerpo." San Luis María G. de Montfort, La verdadera devoción a María, No. 109.  

   Mucho ánimo, procurar no buscarse a uno mismo en la religión ni en las practicas de piedad, buscar ante todo la mayor honra y gloria de Dios Nuestro Señor. 


Dios le bendiga.







sábado, 13 de enero de 2018

SEMANA DEL BUEN CRISTIANO: Sábado, día de Nuestra Señora la Virgen María


    Hoy Sábado, día consagrado a Nuestra Señora la Virgen María, no desaprovechemos la oportunidad de acudir a esta Buena Madre que tantas gracias nos obtiene de Dios.

     Aquellos que sean devotos auténticos de la Virgen, llevan siempre con ellos el Bendito Escapulario del Carmen, como signo de entrega a la Señora de su alma y como escudo protector frente a los enemigos diarios; el Sábado es el día perfecto para renovar tu entrega a la Virgen Bendita y repetir la súplica que hacen todos aquellos que visten el Escapulario.

     Para realizar LA SABATINA, sólo toca aquí.





BAUTISMO DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO






EL CATECISMO Y EL BAUSTIMO

     ¿A quién pertenece administrar el Bautismo?  Administrar el Bautismo pertenece por derecho al Obispo y a los párrocos; pero, en caso de necesidad, cualquier persona puede administrarlo, sea hombre o mujer, y aun hereje o infiel, con tal que cumpla el rito del Bautismo y tenga intención de hacer lo que hace la Iglesia. 

     ¿Quién deberá administrar el Bautismo cuando hay necesidad de bautizar a quien está en peligro de muerte y se hallan muchos presentes?  Cuando hay necesidad de bautizar a quien está en peligro de muerte y se hallan muchos presentes, debe bautizar el sacerdote si lo hay; en su ausencia, un eclesiástico de orden inferior; en ausencia de éste, el varón seglar con preferencia a la mujer, si ya la mayor pericia de la mujer, o la decencia, no demandasen otra cosa. 

     ¿Qué intención debe tener el que bautiza?  El que bautiza debe tener intención de hacer lo que hace la Iglesia al bautizar.

     ¿Cómo se administra el Bautismo?  Se administra el Bautismo derramando agua sobre la cabeza del bautizado o, si no se puede en la cabeza, en otra parte principal del cuerpo, y diciendo al mismo tiempo: Yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. 

     ¿Quedaría bautizada la persona si uno vertiese el agua y otro dijese las palabras? Si uno vertiese el agua y otro pr onunciase las palabras, no quedaría la persona bautizada, porque es preciso que sea el mismo el que vierta el agua y el que pronuncia las palabras. 

     Cuando se duda si la persona está muerta, ¿hay que dejar de bautizarla?  Cuando se duda si la persona está muerta, hay que bautizarla condicionalmente, diciendo: “Si estás vivo, yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. 

     ¿Cuándo hay que llevar a los niños a la Iglesia para que los bauticen?  Hay que llevar a los niños lo más pronto posible a la Iglesia para que los bauticen. 

     ¿Por qué tanta prisa en bautizar a los niños?  Hay que darse prisa en bautizar a los niños, porque están expuestos por su tierna edad a muchos peligros de muerte, y no pueden salvarse sin el Bautismo. 

     ¿Pecarán, pues, los padres y las madres que por negligencia dejen morir a sus hijos sin Bautismo o lo dilatan?  Si, señor; los padres y madres que por negligencia dejan morir a los hijos sin Bautismo, pecan gravemente porque les privan de la vida eterna, y pecan también gravemente dilatando mucho el Bautismo, porque los exponen al peligro de morir sin haberlo recibido. 

     ¿Qué disposiciones ha de tener el adulto que se bautiza?  El adulto que se bautiza ha de tener, además de la fe, intención de bautizarse, dolor a lo menos imperfecto de los pecados mortales que hubiere cometido, y suficiente instrucción religiosa. 

     ¿Qué recibiría el adulto que se bautizase en pecado mortal sin dolor de los pecados?  El adulto que se bautizase en pecado mortal sin dolor de los pecados, recibiría el carácter del Bautismo, más no la remisión de los pecados ni la gracia santificante. Estos efectos quedarían en suspenso hasta que quitase el impedimento con el dolor perfecto o con el sacramento de la Penitencia.

      ¿Es necesario el Bautismo para salvarse?  El Bautismo es absolutamente necesario para salvarse, habiendo dicho expresamente el Señor: El que no renaciere en el agua y en el Espíritu Santo no podrá entrar en el Reino de los Cielos.

     ¿Puede suplirse de alguna manera la falta del Bautismo?  La falta del Bautismo puede suplirse con el Martirio, que se llama Bautismo de sangre, o con un acto de perfecto amor de Dios o de contrición que vaya junto con el deseo al menos implícito del Bautismo, y este se llama Bautismo de deseo. 



CATECISMO MAYOR
Prescrito por San Pío X el 15 de Julio de 1905



viernes, 12 de enero de 2018

A LA SOMBRA DE LA CRUZ DEL CALVARIO




     Un Amigo de la Cruz es un hombre escogido por Dios, entre diez mil personas que viven según los sentidos y la sola razón, para ser un hombre totalmente divino, que supere la razón y se oponga a los sentidos con una vida y una luz de pura fe y un amor vehemente a la Cruz. 

     Un Amigo de la Cruz es un rey todopoderoso, un héroe que triunfa del demonio, del mundo y de la carne en sus tres concupiscencias. Al amar las humillaciones, arrolla el orgullo de Satanás. Al amar la pobreza, triunfa de la avaricia del mundo. Al amar el dolor, mortifica, la sensualidad de la carne. 

     Un Amigo de la Cruz es un hombre santo y apartado de todo lo visible. Su corazón se eleva por encima de todo lo caduco y perecedero. Su conversación está en los cielos. Pasa por esta tierra como extranjero y peregrino, sin apegarse a ella; la mira de reojo, con indiferencia, y la huella con desprecio. 

     Un Amigo de la Cruz es una conquista señalada de Jesucristo, crucificado en el Calvario en unión con su santísima Madre. Es un «Benoni» o Benjamín, nacido de Su costado traspasado y teñido con Su Sangre. A causa de su origen sangriento, no respira sino cruz, sangre y muerte al mundo, a la carne y al pecado, a fin de vivir en la tierra oculto en Dios con Jesucristo. 

     Por fin, un Amigo de la Cruz es un verdadero porta-Cristo, o mejor, es otro Cristo, que puede decir con toda verdad: Ya no vivo yo, vive en mí Cristo (Gal. 2,20). Queridos Amigos de la Cruz, ¿obráis en conformidad con lo que significa vuestro grandioso nombre? ¿Tenéis, por lo menos, verdadero deseo y voluntad sincera de obrar así, con la gracia de Dios, a la sombra de la Cruz del Calvario y de Nuestra Señora de los Dolores? ¿Utilizáis los medios necesarios para conseguirlo?.

     ¿Habéis entrado en el verdadero camino de la vida, que es el sendero estrecho y espinoso del Calvario? ¿No camináis, sin daros cuenta, por el sendero ancho del mundo, que conduce a la perdición? ¿Sabéis que existe un camino que al hombre le parece recto y seguro, pero lleva a la muerte?





         TE INVITO, hoy viernes, a meditar la Pasión de Nuestro Señor, aunque tan solo sean Sus Cinco Llagas: manos, pies, costado y cabeza... pues como acostumbraba Sor Marta Chambón, unificaba la Llaga de los pies en una y así elegía como quinta las Llagas producidas por la cruenta Corona de Espinas que tanto atormentó al Redentor de nuestras almas.

         Usa para esta piadosa meditación,  LA CORONA DE LAS SANTAS DE LLAGAS, revelada por el mismo Jesucristo a la humilde visitandina.



jueves, 11 de enero de 2018

JUEVES NOCHE: LA HORA SANTA


   LA HORA SANTA es una práctica de origen divino. En una de sus apariciones a Santa Margarita María de Alacoque , el Sagrado Corazón de Jesús le dijo: “Todas las noches del jueves al viernes te haré participar de la mortal tristeza que quise padecer en el Huerto de los Olivos; tristeza que te reducirá a una especie de agonía más difícil de soportar que la muerte. Y para acompañarme en aquella humilde plegaria, que entonces presenté a mi Padre, te postrarás con la faz en tierra, deseosa de aplacar la cólera divina y en demanda de perdón por los pecadores".




PARA MEDITAR DURANTE LA HORA SANTA

   “Llegaron a una finca que se llama Getsemaní , y dijo a sus discípulos: sentaos aquí mientras yo voy a orar. Se llevó a Pedro, a Santiago y a Juan, empezó a sentir horror y angustia, y les dijo: me muero de tristeza: quedaos aquí y estad en vela. Adelantándose un poco, cayó a tierra, pidiendo que si era posible se alejase de él aquella hora."
Mc 14, 32-34

EL PERFUME DIVINO DE JESÚS 

   “Una simple visita al Santísimo Sacramento, un tiempo de oración, una adoración, dejan indudablemente huellas en nuestra alma; no huellas de recuerdo, sino un germen de actividad, una chispa de fuego, un rayo de luz, algo de perfume divino de Jesús, un germen divino.

    En el germen está toda la planta, pero es preciso que ese germen se cultive, que la tierra en donde lo depositamos se riegue y con cuidados exquisitos procuremos que se desarrolle, crezca y produzca sus frutos."

(Monseñor Luis María Martínez, Arzobispo de México, Espiritualidad de la Cruz)




LA ESTACIÓN A JESÚS SACRAMENTADO Y LA COMUNIÓN ESPIRITUAL


     La Estación o Visita a Jesús Sacramentado, como su nombre indica, consiste en realizar una visita, hacer un alto en el día, para acompañar a Nuestro Señor oculto en el Tabernáculo de nuestras iglesias. Apenas te llevará diez o quince minutos... depende de tu amor.

     Por desgracia, en los tiempos de Apostasía en los que vivimos, en la inmensa mayoría de los templos no se encuentra la Presencia Real de Jesús Sacramentado, no obstante, desde tu propio hogar, en un momento de tranquilidad, puedes recogerte y figurarte mentalmente frente al Sagrario (tal vez te ayude el recordar aquél Sagrario hermoso que viste en cierta ocasión y que tanta fe avivó en ti).


   

     Una vez transportado espiritualmente hasta el Tabernáculo, reconoce la verdadera Presencia de Nuestro Señor, con Su Cuerpo, Su Sangre, Su Alma y su Divinidad y agradecele por todos los beneficios recibidos. Si tienes tiempo, y siempre con la mente y el alma como si estuvieses realmente ante el Santísimo Sacramento, ábrele tu corazón y encomienda tu vida y preocupaciones por manos de María Nuestra Señora.

     Por último, ofrece este Santo Sacramento a la Augusta Trinidad, como reparación por las iniquidades que recibe Nuestro Señor en el Sagrario y al mismo tiempo, pide perdón de cuantas soledades padece Jesús oculto en los Altares.

 


     La Comunión Espiritual “consiste en el deseo de recibir a Jesús Sacramentado y en darle un amoroso abrazo, como si ya lo hubiéramos recibido”. (San Alfonso María de Ligorio)

     La Comunión Espiritual se puede hacer en cualquier momento del día y en cualquier lugar del mundo, pero, ciertamente, el momento más apropiado es el de la visita y adoración a Jesús Sacramentado.

     Santa Catalina de Siena, durante un éxtasis, vio a Jesús Nuestro Señor con dos cálices, y le dijo: “En este cáliz de oro pongo tus comuniones sacramentales y, en éste de plata, tus comuniones espirituales Los dos cálices me son agradables”

      Santa Teresa de Jesús enseña que “Cuando no podáis comulgar ni oír Misa, podéis comulgar espiritualmente, que es de grandísimo provecho” 

       San Juan María Vianney, el Cura de Ars, predicaba que “Una Comunión Espiritual actúa en el alma como un soplo de viento en una brasa que está a punto de extinguirse. Cada vez que sientas que tu amor por Dios se está enfriando, rápidamente haz una Comunión espiritual”

       San Antonio María Claret tenía siempre este propósito: “Tendré una capilla fabricada en medio de mi corazón y en ella, día y noche, adoraré a Dios con un culto espiritual”. 








miércoles, 10 de enero de 2018

EN LA SEDE VACANTE ACTUAL: ADHERIRSE A LA ANTIGÜEDAD




... vendrá tiempo en que no podrán sufrir la sana doctrina, sino que,
 teniendo una comezón extremada de oír, recurrirán a una caterva de maestros
 siguiendo sus propias concupiscencias.
 Cerraran sus oídos a la verdad, y los aplicaran a las fábulas... 

(II Timoteo, 4, 3-4)


LA IGLESIA CATÓLICA

“El que no permanece en mí es echado fuera, como el sarmiento y se seca,
 y los amontonan y los arrojan al fuego para que ardan” (Juan 15, 6).

“… en nombre de Jesucristo Nazareno (…) En ningún otro hay salvación, pues ningún otro nombre se nos ha dado bajo el cielo, entre los hombres, por el cual podamos ser salvos” 

(Hechos de los Apóstoles, cap. 4, vers. 12)

 La Iglesia Católica es la sociedad o congregación de todos los bautizados que, viviendo en la tierra, profesan la misma Fe y Ley de Cristo, participan en los mismos Sacramentos y obedecen a los legítimos Pastores, principalmente al Romano Pontífice.

Catecismo Mayor de San Pío X


 LA "NEO" IGLESIA DEL CONCILIO VATICANO II

     Además, "muchos elementos de santificación y de verdad" (LG 8) existen fuera de los límites visibles de la Iglesia católica: "la palabra de Dios escrita, la vida de la gracia, la fe, la esperanza y la caridad y otros dones interiores del Espíritu Santo y los elementos visibles" (UR 3; cf LG 15). El Espíritu de Cristo se sirve de estas Iglesias y comunidades eclesiales como medios de salvación cuya fuerza viene de la plenitud de gracia y de verdad que Cristo ha confiado a la Iglesia católica. 

("Catecismo de la Iglesia Católica", número 819, Ediciones San Pablo, 2017)



     En nuestros días, comprobamos con tristeza que la Sede de Pedro está usurpada por hereje, un blasfemo y liberal, que no oculta su animadversión por todo lo que huela a Tradición Católica y que incluso ha criminalizado la labor evangelizadora de España en el Nuevo Mundo.

     Muchos "católicos" se escandalizan pero no hacen ni dicen nada; otros sonríen y barnizan el asunto (estilo opusino); no falta quien le aplaude la gracia de turno a Bergoglio (jesuitas y demás rojerío eclesial) pero la mayoría de esos píos fieles, miran para otro lado... porque aunque saben que semejante herejote no puede ser "Papa", ni tan siquiera "católico", prefieren seguir con la fiesta de la Parroquia, el guateque de la Cofradía y si su párroco es "un hombre cercano" quién sabe...

    De los labios de Nuestro Salvador salió esta advertencia: “El que no permanece en Mí es echado fuera, como el sarmiento y se seca, y los amontonan y los arrojan al fuego para que ardan” (Evangelio de San Juan, cap.15, vers. 6).
     El Papa que pierde la Fe Católica se autodepone, deja de serlo. No puede ser depuesto por nadie. "Sólo por la Fe puedo ser juzgado" decía el Papa Inocencio III. Pues al no tenerla deja de ser Papa y superior de nadie. Y esta constatación la puede hacer todo católico que conserve la Fe.
     Enseña el Doctor San Alfonso María de Ligorio: “...si Dios llegara a permitir que un Papa se convirtiese en hereje notorio, dejaría por tal hecho de ser Papa, y la silla de Pedro estaría vacante". (San Alfonsus Ligorio, Doctor de la Iglesia: Verita bella Fede. Pt. III, Ch.VIII, 9-10).
     San Vicente de Lerins cuestiona: "¿Cuál deberá ser la conducta de un cristiano católico, ante una novedad herética que no esté limitada a un pequeño grupo, sino que amenaza con contagiar a la Iglesia entera?"
     "En tal caso el cristiano deberá hacer todo lo posible para adherirse a la antigüedad, la cual no puede evidentemente ser alterada por ninguna mentira".
     Un verdadero católico, no debe aceptar el “Concilio Vaticano II” por cuanto creó una pseudo-religión que si bien se tilda de “Católica”, ha apostatado de la Fe Verdadera.
     La Apostasía, profetizada en el Libro del Apocalipsis, ya es efectiva... ¡Ven pronto, Señor!